El mundo salvaje de los NFTs

La fiebre del metaverso

Estas imágenes se denominan NFT, o tokens no fungibles, y están arrasando en Internet en este momento. Seguro que ya las has visto por todos lados.

Piensa en los NFT como arte nativo de Internet, hecho por y para artistas y compradores que han crecido en la web. Los artistas diseñan, por ejemplo, imágenes JPG de pingüinos, lamborghinis, clips de papel o cualquier otra cosa (cuanto más extraño, mejor). Luego, codifican los archivos de imagen en la red blockchain de Ethereum, que convierte los archivos en tokens no fungibles (NFTs) convirtiéndolos en archivos únicos con una firma en el blockchain. Es una pieza única.

La gente ahora puede encontrar estos tokens y comprarlos en marketplaces como Foundation, OpenSea o Zora, pagando al creador el precio del token en ETH (la moneda de la red Ethereum). Si compras un NFT, la propiedad del archivo se transfiere del creador a ti. Ahora tienes el NFT y puedes hacer lo que quieras con él: venderlo, imprimirlo y colgarlo en tu pared (si es una imagen), usarlo como foto de perfil en Twitter y Instagram, prestarlo, especular con él o incluso fraccionarlo y vender una parte a un grupo de otras personas.

La idea de comprar archivos JPG caros me parecía completamente extraña hace solo unas semanas. Pero también me provocó gran curiosidad.

He estado aprendiendo a través de mi exploración sobre los NFT y mi conclusión es que los NFTs se encuentran entre las expresiones más puras de deseo que existen.

Considera esto: los NFT son símbolos de estado digitales. La decisión de comprar cualquier símbolo de estatus es, como sabemos, generalmente el resultado de un deseo que se ha acelerado.

Pero la mayoría de los símbolos de estatus físico tienen algún valor utilitario (marginal) además de su valor de ostentación; si gastas una fortuna en un bolso Prada, al menos puedes usarlo para llevar cosas adentro. Un Rolex puede decirte la hora. Un Ferrari puede llevarte de A a B. Este valor utilitario marginal a menudo ayuda al comprador de estos objetos a racionalizar su decisión de compra, en lugar de reconocer su deseo fundamental de indicar el estado: "Compré el Rolex sumergible porque necesito saber la hora que es cuando estoy buceando ”.

Ahora, contrasta eso con esta gloriosa imagen de una roca:

Esta imagen, EtherRock número 27, tiene valor utilitario cero. No te dice la hora. No puedes conducirlo. En realidad, no puedes hacer nada con él. Simplemente ... se encuentra ahí, en la blockchain en algún lugar de Internet. Sin embargo, recientemente se vendió por más de $2.800.000. Así es, casi 3 millones de dólares.

Aquí está la conclusión: debido a que está completamente despojada de valor utilitario, prácticamente el 100% del valor de esta roca, y todos los demás NFT, se pueden atribuir al deseo que el comprador le aporta.

En pocas palabras, la gente valora los NFT porque otras personas valoran los NFT. La gente los quieren porque otra gente los quieren. Los fanáticos de Gary Vee los quieren porque otros fanáticos de Gary Vee los quieren. Los coleccionistas de arte los quieren porque otros coleccionistas de arte los quieren...

La bola de nieve cada vez se hace más grande, por lo que ahora más y más personas descubren NFT todos los días.

Fiebre del oro (NFTs)

Los NFT son lo más cercano que estamos a una fiebre del oro en Internet en este momento. Es todo un salvaje oeste y la gente esperanzada se apresura a entrar todos los días, tratando de ganar dinero digital rápidamente.

Yo soy uno de ellos.

Pero no he llegado a la tierra de NFT simplemente para hacerme rico. Estoy aquí para aprender, ante todo. La razón es simple: creo que estamos en los primeros días de una megatendencia de NFTs que continuará durante mucho tiempo. Creo que es solo una cuestión de tiempo antes de que cualquier cosa pueda y se convierta en token, y que las fotos JPG son solo el comienzo de una nueva era para el comercio, el arte, los juegos, la propiedad privada, el diseño de incentivos y mucho más. Si ese resulta ser el caso, vale la pena dedicar algo de tiempo y dinero a comprender el fenómeno desde el principio.

Para mí, incursionar en el mundo de los NFTs ya ha provocado que cree un nuevo proyecto llamado Hundred Planets, una colección de 100 NFTs exclusivos sobre la blockchain de Polygon. (Pronto compartiré más información en redes sociales y promocionaré sorteos para repartir NFTs de la colección entre los suscriptores)

La verdad que me estoy divirtiendo mucho con todo lo nuevo que la Web3 y el metaverso nos trae a día de hoy pero tengo que concluir la newsletter de hoy con un descargo de responsabilidad: esto no es en absoluto un consejo de inversión; nunca recomendaría a nadie que arriesgue sus ahorros en fotos especulativas en JPG.

Pero puedo aconsejarte de todo corazón que te sumerjas en las aguas de los NFTs. Te encantará el mundo NFT, te lo aseguro.

Nos vemos por el metaverso.